lunes, 16 de noviembre de 2015

Los mares de Teruel

No, no hemos abandonado el blog, aunque lo parezca. Qué lejos quedan aquellos meses de junio y julio, cuando escribimos varias entradas sobre cine y paleoarte; qué lejos aquellas promesas de nuevos posts con reseñas de libros, análisis detallados de Jurassic World (se nos quedaron un par de entradas en el camino) y noticias varias. La vida de doctorando es lo que tiene, que tenemos mucho menos tiempo libre del que nos gustaría para actualizar esto. Y además mucho me temo que esta va a ser la dinámica imperante en el blog: conseguiremos actualizar de vez en cuando, pero le seguirán largos periodos de sequía. De todas formas, intentaremos hacer un esfuerzo, y por mi parte tengo algunas entradas en la recámara: The Good Dinosaur se estrena en breves, y también preparo alguna reseñita, así como una nueva entrega de "Aprende con Primeval". Ojalá estas promesas no caigan en saco roto.

Ya no queda mucho para que se estrene The Good Dinosaur (¿por qué narices le han cambiado el título aquí?). 

De todas formas, no es que no hayamos estado haciendo cosas. Al contrario, no hemos parado. Estuvimos en un par de congresos, la 63ª Edición del Sympsosium of Vertebrate Palaeontology and Comparative Anatomy en Southampton y las XXXI Jornadas de Paleontología de la Sociedad Española de Paleontología en Baeza (Jaén), donde presentamos algunos trabajos; además pasamos un par de semanas excavando en un yacimiento del Triásico de Guadalajara. 

Y precisamente del Triásico trata la entrada de hoy. Hace más o menos un año estuve en Dinópolis estudiando unos restos de vertebrados que habían sido encontrados en los alrededores de la localidad de Manzanera (Teruel) en el 2000. Desde entonces, estos fósiles no habían sido prácticamente estudiados. Teniendo en cuenta que dichos fósiles procedían de sedimentos triásicos y que parecían incluir elementos de sauropterigios, este material encajaba bastante bien en la temática de mi tesis, y conseguimos permiso para poder estudiar estos restos. Ahora, los resultados de este estudio llevado a cabo por investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la Universiad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Fundación Dinópolis han salido publicados online (aparecerán maquetados en su versión definitiva en el número de diciembre) en la revista Geobios, bajo el título "A diverse Late Triassic tetrapod fauna from Manzanera (Teruel, Spain)".

Aunque el material de Manzanera es bastante fragmentario (huesos aislados, rotos y mal preservados), nos ha permitido reconocer una diversidad relativamente alta de tetrápodos entre los restos recuperados de los afloramientos turolenses. Tenemos algunos fragmentos de huesos dérmicos (posiblemente craneales) de anfibios temnospóndilos, compatibles quizás con metoposaurios o capitosaurios. Hay también unos pocos elementos vertebrales parciales atribuidos a ictiosaurios, que se encontrarían entre los restos más antiguos de este grupo en la Península Ibérica. Y además se ha encontrado una alta cantidad de osteodermos aislados pertenecientes a placodontos ciamodontoideos, con diferentes morfologías que podrían corresponder a varios taxones como Psephoderma o Psephosauriscus (aunque debido a la gran variabilidad de los osteodermos en los caparazones de los placodontos es arriesgado hacer asignaciones taxonómicas tan precisas a partir de restos tan escasos). 


Pero por encima de estos elementos, destacan varias costillas, centros vertebrales, arcos neurales y una vértebra dorsal casi completa que hemos identificado como pertenecientes a Simosaurus. Este sauropterigio notosauroideo se diferencia de otros notosaurios típicos en una construcción esquelética más robusta, con un cráneo más romo y de rostro corto, con una dentición adaptada a una alimentación relativamente durófaga. Los restos de Simosaurus se han encontrado en niveles del Triásico Medio de Centroeuropa y de Oriente Próximo, y en el Triásico Superior de los Alpes italianos. Esta es, por lo tanto, la primera vez que se describen restos de Simosaurus en la Península Ibérica. Los restos de Manzanera presentan algunas diferencias morfológicas respecto a Simosaurus gaillardoti (la única especie descrita, correspondiente al simosaurio del Triásico Medio), también presentes en los fósiles italianos. Trabajos anteriores datan los afloramientos de Manzanera como Carniense (Triásico Superior). De ser cierta esta datación, los restos de simosaurios de Teruel se encontrarían entre los más modernos para este género, junto con aquellos de Italia. Esto confirmaría que el género Simosaurus sobrevivió más allá del Triásico Medio, quizás como una segunda especie. 

A la izquierda, la vértebra dorsal de simosaurio encontrada en Manzanera; a la derecha, esqueleto de Simosaurus gaillardoti montado en el Staatliches Museum für Naturkunde de Stuttgart.

Los sedimentos en los que se han encontrado los fósiles triásicos de Manzanera corresponden a una unidad costera, congruente con el tipo de hábitats en el que vivían placodontos y otros sauropterigios triásicos. Sin embargo, los temnospóndilos eran en su mayoría habitantes de zonas continentales, mientras que los ictiosaurios ocupaban zonas de mar abierto. La presencia de fósiles de estos dos grupos en los afloramientos de Manzanera indican que sus restos serían alóctonos. Así, podemos empezar a imaginarnos cómo serían los mares que cubrían Teruel durante el Triásico: placodontos y simosaurios vivían en aguas poco profundas cerca de la costa, mientras que los ictiosaurios, adaptados ya a una vida plenamente acuática, vivían mar adentro. Por otra parte, los temnospóndilos nadaban y cazaban a sus anchas en agua dulce, en el interior.

Reconstrucción de los mares del Triásico Superior de Manzanera: Simosaurus en el centro de la imagen, un placodonto ciamodontoideo similar a Psephoderma debajo de él, y al fondo la silueta de un ictiosaurio.

Por último, centrándonos en el mundo de la paleoilustración, me gustaría hablar un poco sobre el dibujillo que hice para acompañar la nota de prensa del artículo que publicamos. La idea era hacer algo sencillito y rápido, que no requiriera mucho tiempo pero sirviera para ilustrar la diversidad  de organismos descrita en el trabajo. En ese aspecto, creo que la composición de la imagen cumple: en un primer plano, cerca del espectador (y de la tierra firme), tenemos al simosaurio, principal protagonista, y al placodonto, que se aparta de su camino levantando una nube de sedimento del lecho marino; al fondo, más lejos de nosotros, en aguas más profundas, se vislumbra la silueta de un ictiosaurio. Meter a un temnospóndilo habría recargado la imagen y no habría tenido mucha lógica, salvo que fuera como un cadáver, así que fuera. 

También estoy contento con el color y tono de la ilustración, y con las luces y sombras. Sin embargo, chocan completamente con la idea original del dibujo de hacer algo con un estilo casi "cartoon". Así, tenemos al final un resultado con el que no estoy nada contento, con luces y sombras más trabajadas, pero manteniendo las siluetas del dibujo, lo que le da un aspecto de inacabado o poco cuidado. Como he dicho, es algo que hice rápido y tampoco había tiempo para mucho más.

En cualquier caso, creo que próximamente podré enseñaros otra ilustración bastante más elaborada y con la que he acabado satisfecho. Permaneced atentos.

--------------

Referencia:  Miguel Chaves, C; Pérez-García, A.; Cobos, A.; Royo-Torres, R.; Ortega, F.; Alcalá, A. In press. A diverse Late Triassic tetrapod fauna from Manzanera (Teruel, Spain). Geobios. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.geobios.2015.09.002

12 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Saludos, Carlos.

Interesante. Algo había leído en la prensa en su momento, pero no tenía ni idea de que hubieras participado en el estudio. En cualquier caso, tienes mis parabienes.

En cuanto a la ilustración que planeas mostrar, supongo que te refieres a otra completamente distinta a la que acompaña el artículo (y no a una versión más elaborada de la misma). En todo caso, yo te animaría a que siguieras trabajándola un poco más en cuanto tuvieras tiempo porque, con todo lo que tú dices, es realmente prometedora. Ánimo, y espero ver la nueva en breve.

P.D.: Sí, curiosa la decisión de cambiarle el título original a la película. Exactamente lo mismo hicieron con las versiones francesa e italiana (por lo menos). Aún así, no sé si es sólo cosa mía, pero este nuevo título me suena mejor.

Carlosdino dijo...

Hola, Miguel Ángel, muchas gracias por tu comentario.

Sí, la ilustración de la que hablo al final de la entrada es algo nuevo, no una versión mejorada de este dibujo. Es muy posible que en unos días o unas pocas semanas puedas verlo.

No eres el primero que me dice que le diera un par de vueltas al dibujo para acabarlo del todo, pero me conozco y soy un poco huevón, y una vez acabado, me da pereza retomarlo... pero tomaré en cuenta tu consejo. Nunca se sabe!

Y la peli... bueno, a mí me gusta más el título en inglés. El castellano hace referencia una vez más a la típica peli de dinosaurios migrando, como ya hemos hablado alguna vez por aquí. Veremos qué tal está en unas semanas

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Yo lo interpretaba más bien en clave de "viaje interior": El protagonista que se ve envuelto muy a su pesar en una aventura que no es tan sólo un periplo físico sino también un viaje de superación personal (enfrentarse a sus miedos, descubrir su auténtico potencial, empatizar con el diferente...ya me entiendes). Por lo menos es lo que a mí me evoca este nuevo título.

Pero mejor me callo. Estos días me estuve tragando un montón de trailers y artículos, y creo haberme formado una buena idea del contexto en el que se desarrolla la peli pero no tengo idea de qué es lo que sabes tú, así que no me arriesgaré a un spoiler.;)

Carlosdino dijo...

De la peli tampoco es que sepa mucho, más allá de que va de un joven apatosaurio que se separa o pierde a su familia, y en su andadura conoce a un niño salvaje al que adopta como mascota... y que parece que eventualmente se une a un grupo de tiranosaurios, pero poco más

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...


Mira lo que he encontrado:

http://fredthedinosaurman.deviantart.com/art/Dinosaur-Sunset-The-Good-Dinosaur-Fan-Art-573042157

Claro que con la práctica totalidad del fandom dinosauriano sintiéndose un poco como que estamos ante otra oportunidad perdida ( después de Jurassic World), esto casi viene a ser como hurgar en la llaga. ;)

Carlosdino dijo...

Qué chulo! El apatosaurio no me gusta mucho cómo le ha quedado, pero los tiranosaurios están genial. Tampoco les habría costado tanto ponerles una capa corta de plumaje... pero bueno...

La única peli con dinos actualizados fue la de Walking with Dinosaurs... y todos sabemos cómo fue, Yo creo que nos quedaremos con las ganas de ver una peli chula y con dinos bien hechos

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...


¡Es que sí tienen plumaje! Fíjate bien.

En cuanto al apatosaurio, bueno, supongo que la intención del artista tampoco era la de hacer una versión realista al cien por cien, sino dejar que conservara algo de los personajes originales. De ahí que el apatosaurio conserve un aire "mono" y gracioso.

De todos modos tampoco estoy seguro de que el enfoque "realista" sea siempre lo más conveniente. Cuanto ya de partida el planteamiento de la película desafía los límites de la verosimilitud (y sé un par de cosas al respecto que me callo para no crear prejuicios), cuanto más patente quede que los protagonistas son caricaturas, más inclinados estaremos a aceptarlo y sumergirnos en la historia sin darle más vueltas.

Pero estoy desbarrando. Dejémoslo en que yo tampoco comulgo con aquellos que ya han decidido de antemano que la película va a ser mala porque no les gusta el diseño de los personajes. Aún espero una buena historia, al estilo de las que Pixar nos tiene acostumbrados. Además, míralo de esta forma: Disney nos dió clásicos como "La Dama y el Vagabundo" ó "101 Dálmatas"...Pero todavía seguimos queriendo al viejo y contrahecho Pluto. ;)

Carlosdino dijo...

Sí, sí, veo que los tiranosaurios del fan-art sí que tienen plumas. Precisamente por eso, me refería a los de la peli. Habría sido un puntazo (porque lo de los raptores que han hecho.. en fin).

Pero sí, estoy de acuerdo en que mientras la peli sea del nivel al que nos tiene acostumbrados Pixar, todo irá bien!

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Ups, Error mío de lectura. No advertí que con ese "...les habría costado...", en plural, tenías que estar refiriéndote al equipo de la película.

y los raptores...bueno, supongo que el aspecto "sarnoso" que les dieron en parte es deliberado, aunque eso no significa que no hubiéramos acabado con unos raptores "de medio pelo" en cualquier caso. Al menos puedes consolarte pensando que la idea de los dinos emplumados, poco a poco se va abriendo camino en el imaginario colectivo (aunque eso sí, muy tímidamente). A estas alturas, tampoco es que pudiéramos esperar nada mejor de la película. Ya sabes que los mendigos no podemos elegir. ;)

Carlosdino dijo...

Parece que sí, poquito a poquito, pero va empezando a calar. Como en la nueva de Ice Age, que de nuevo mete dinos y van a estar emplumados

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Vaya, pues de lo de Ice Age no tenía ni idea. Hasta que lo dejaste caer, no se me ocurrió googlear imágenes de los personajes.

Eso sí, impagable ver a Neil deGrasse Tyson convertido en comadreja. XD

Carlosdino dijo...

Fíjate, no sabía que salía Neil deGrasse Tyson!